16.6 C
Madrid
sábado, mayo 18, 2024
spot_img
More

    Últimas noticias

    ¿Cómo elegir una cerradura?

    Cerradura profesional con un alto nivel de resistencia al robo

    La puerta de entrada suele ser el punto más vulnerable de cualquier propiedad y es el punto focal que hay que asegurar. Asegurarse de que la puerta y las ventanas estén cerradas de forma correcta es crucial. Pero ¿Cuál es la mejor cerradura para proteger una puerta?

    La mayoría de los intentos de robo se producen en la puerta de entrada principal. Según las estadísticas, si el robo mediante el forzamiento de la cerradura no tiene éxito en pocos minutos, los ladrones se irán. Todo tiene que ser rápido, cuando algo se complica, los ladrones cambian de lugar (casa, edificio).


    Tipos de cerraduras

    Las cerraduras desempeñan un papel esencial en la seguridad y protección de nuestros hogares y propiedades. La variedad de cerraduras disponibles en el mercado ofrece opciones que se adaptan a diversas necesidades y preferencias.

    A continuación, exploramos algunos de los tipos más comunes de cerraduras y sus características distintivas:

    • Cerraduras de Embutir: Estas cerraduras se instalan en el interior de la puerta y están empotradas en la madera. Son discretas y ofrecen un aspecto limpio y estilizado. Las cerraduras de embutir suelen utilizarse en combinación con manijas o pomos y son ideales para puertas internas y exteriores.
    • Cerraduras de Sobreponer: A diferencia de las cerraduras de embutir, las cerraduras de sobreponer se colocan en la superficie de la puerta. Son visibles y proporcionan una seguridad robusta. Se utilizan comúnmente en puertas exteriores y se pueden encontrar en una variedad de estilos y niveles de seguridad.
    • Cerraduras Multipunto: Estas cerraduras ofrecen varios puntos de cierre a lo largo de la puerta, proporcionando una seguridad adicional. Se activan mediante una sola llave y son ideales para puertas principales. Su diseño mejora la resistencia contra intentos de intrusión.
    • Cerraduras Electrónicas: Las cerraduras electrónicas utilizan tecnología avanzada, como teclados numéricos, tarjetas magnéticas o incluso sistemas biométricos para controlar el acceso. Son ideales para quienes buscan conveniencia y flexibilidad en la gestión de la seguridad de su hogar.
    • Cerraduras con Cilindro de Perfil Europeo: Estas cerraduras utilizan cilindros de perfil europeo y son comunes en muchas puertas exteriores. Ofrecen una mayor resistencia a técnicas de manipulación y habilidades de ganzuado, mejorando la seguridad general de la cerradura.
    • Cerraduras Tubulares: Estas cerraduras son comúnmente utilizadas en pomos de puertas interiores. Ofrecen un diseño simple y son fáciles de instalar. A menudo se encuentran en puertas de dormitorios y baños.
    • Cerraduras de Tarjeta Magnética: Comúnmente utilizadas en hoteles y edificios comerciales, las cerraduras de tarjeta magnética requieren una tarjeta codificada para desbloquear la puerta. Proporcionan un nivel adicional de seguridad y permiten un fácil control de acceso.
    • Cerraduras de Doble Cilindro: Estas cerraduras requieren una llave tanto desde el exterior como desde el interior para desbloquear la puerta. Proporcionan seguridad adicional, pero es importante tener cuidado con su uso en puertas de emergencia, ya que pueden dificultar la salida rápida en situaciones críticas.
    • Cerraduras Antipánico: Diseñadas para puertas de salida de emergencia, estas cerraduras permiten una apertura rápida y fácil desde el interior con una barra antipánico. Cumplen con normativas de seguridad y son esenciales en lugares públicos y comerciales.
    • Cerraduras Invisibles: También conocidas como cerraduras electrónicas sin contacto, estas cerraduras utilizan tecnología de radiofrecuencia (RFID) o Bluetooth para permitir el acceso sin necesidad de contacto físico con la cerradura. Son ideales para aquellos que buscan comodidad y seguridad avanzada.

    Al elegir la cerradura adecuada, es esencial considerar la ubicación, el nivel de seguridad requerido y las preferencias personales. La diversidad de opciones disponibles garantiza que haya una cerradura para satisfacer cada necesidad y proporcionar tranquilidad en cuanto a la seguridad del hogar o la propiedad.

    Tipos de cerraduras


    ¿Cómo elegir una cerradura?

    1- Conociendo el tipo de instalación, es posible seleccionar cerraduras que estén construidas específicamente para lo que nos interesa, por ejemplo, para: puertas, puerta principal, ventanas, persianas, portones, escaparates, etc. Son muchas las cerraduras que pueden instalarse en diferentes tipos de accesos, pero hay otras específicas fabricadas para puertas blindadas y puertas de emergencia.

    2- También es muy importante conocer el material del que este fabricada la puerta, ya que en un marco ligeramente débil (por ejemplo, de aluminio) la instalación de una cerradura extra fuerte suele ser inútil. La puerta se deforma fácilmente con una fuerte presión, y esto no permite que los ladrones pasen, aunque la cerradura no ceda.

    3- Una vez comprendido el contexto de la instalación, el tercer punto es la elección de la funcionalidad de la cerradura, es decir, si basta con un punto de cierre (un pistón), si se necesitan tres (cierre de 3 puntos), si queremos un «refuerzo automático«, en cuyo caso la cerradura liberará automáticamente los tres pistones de cierre cuando se vuelva a alinear la puerta, aunque no haya electricidad (una función de seguridad para evitar que los ladrones corten los cables eléctricos).

    Como elección final, también hay que tener en cuenta los diferentes modos de operación en los que queremos que funcione la cerradura, así como la posibilidad de centralizar y controlar todas las cerraduras de un edificio de forma remota, a través de un PC, tablet o smartphone.

    4.9/5 - (52 votos)

    Latest Posts

    spot_img

    No te lo pierdas